"Mucha gente piensa que la filosofía es algo muy abstracto y para especialistas. Yo tengo y vivo la idea de que la filosofía no tiene nada que ver con especialistas, de que no es una especialidad o, si lo es, lo es en el mismo sentido que la pintura, la música, etc." Gilles Deleuze

domingo, 26 de agosto de 2012

WALTER BENJAMIN y DELEUZE

Estuve estudiando un poco de Walter Benjamin. Ya había leído antes sus ensayos sobre fotografía y cine, La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica y también las Tesis de Filosofía de la Historia (y de éstas había entendido poco para ser honesta). Esta vez sí entendí las Tesis aunque me quedan muchas preguntas aún (la persona que las haya leído me comprenderá). Y cosa curiosa: me dí cuenta que aún no leí nada que Deleuze haya escrito sobre Walter Benjamin, si lo hizo. Más curioso aún (y tengo que apretar los dientes y ponerme un poco colorada para escribir esto): ¿Deleuze se inspiró en el magnífico Walter para el concepto de la Imagen Cristal? Ahora no tengo tiempo de buscar el texto exacto de Benjamin pero su concepto de Tiempo Actual (el de las Tesis) es prácticamente el mismo de la imagen cristal aunque en el contexto de la historia, por supuesto y con esa manera tan particular de escribir que el hombre tenía.Uhm... me pregunto qué hay allí.

Ah, una cosa más que surgió releyéndolo y aquí trato de contestarme la pregunta que me hizo una profesora el otro día en un examen: ¿Te parece que Benjamin era realmente marxista? Casualidad, yo justo había preparado mi examen comparando a Benjamin con Albert Camus y lo primero que pensé fue que Benjamin estaba más cerca de ser un anarquista (o libertario) al estilo Camus que un marxista no ortodoxo. Si hubiera vivido unos años más...

Una vez más Blogger no me deja hacer lo que quiero... en fin, les debo la foto de Benjamin (y del buen mozo de Camus).

viernes, 1 de junio de 2012

Leyendo a Naomi Klein...

en estos momentos. Ya veré cómo puedo relacionarla con Deleuze. Hacía años que quería leer la "Doctrina del shock" pero lo fui posponiendo sin saber bien por qué. Ahora me doy cuenta que necesitaba otras lecturas antes pues no hubiera comprendido el alcance de todo lo que hay en este libro. Muy contenta de haberlo comprado. Encuentro referencias a muchas de mis últimas lecturas, por suerte. Dato curioso: jamás leí nada de Eduardo Galeano y sin embargo estoy rodeada de sus libros. Me da un poco de vergüenza. Klein lo cita todo el tiempo. 
Mientras leo este libro, que recién empiezo, me pregunto realmente si no puede hacerse historia contemporánea. ¿Qué es este libro sino eso?
Ni siquiera sabía que Klein vivió aquí durante un año y que fueron algunos sobrevivientes a las torturas de nuestro terrorismo de estado, (y los familiares de estas personas), quienes, en parte, la inspiraron para escribir la Doctrina del shock. Más vergüenzas para sumar a no haber leído a Galeano (y no, ni siquiera leí "Las venas abiertas de América Latina").
Para variar, debo agradecer a José Berriozábal que me lo recomendó hace mil años (como casi todo lo demás, libros, películas y vida en general). Gracias Vasquito, una vez más. 

ALGO MÁS: Hoy es 25 de junio, el viernes pasado sucedió el golpe parlamentario en Paraguay que derrocó a Lugo, Evo Morales dice que está teniendo problemas y que sospecha una conspiración, aquí tenemos lo que tenemos con los diarios y con la gente que siempre vive en el pasado neoliberal que nos hizo pedazos. No soy paranoica ni vivo pensando en conspiraciones, pero realmente todo esto da picazón. Lamento mucho que los presidentes latinoamericanos con la Unasur hayan tardado en reaccionar con Paraguay, ahora habrá que remar como locos para tratar de parar todo esto. Qué oportuna fui en comenzar a leer este libro, que tiene sus cosas, que es un poco repetitivo pero que más que nada da miedo, como ahora,  cuando algunas de sus teorías parecen querer cristalizarse en la realidad. Esperemos que no.

martes, 22 de mayo de 2012

Ay este azul


Sí, no tiene nada que ver con nada y podría poner este vídeo en Facebook pero creo que este blog se lo merece más... y mientras me da tiempo para pensar cómo sigo con esto porque no he podido hacer absolutamente nada. Que lo disfruten: canta, una vez más, Mercedes Sosa (muy joven y en Suiza esta vez. Ningún problema con los suizos pero en otras canciones de este recital donde nosotros estaríamos meta bailar y agitar pañuelos, los suizos nunca pierden la compostura ni levantan el culo de la silla) o_O. La canción es de Pancho Cabral. Una belleza, para variar.
 


miércoles, 8 de febrero de 2012

Luis Alberto Spinetta y Deleuze

Luis
La peor noticia. ¿Qué hacemos ahora alma de diamante?
Además de tu maravillosa música me quedo con una de las noches más divertidas de mi vida, vos haciendo payasadas al mejor estilo Chaplin y disfrutando de nuestra risa incontenible. Gracias querido Luis.

Si hacen una búsqueda rápida Google les dirá que su obra se basa en Artaud, en Nietzsche, en Foucault... y en Deleuze. Lo escucho desde mi adolescencia y jamás presté atención a eso. 
Y a continuación les ofrezco su música y allí voy yo también a refugiarme.

domingo, 22 de enero de 2012

Tiene sentido...

seguir con este blog? Para ser completamente honesta no disfruto mucho de los debates ni fue mi idea original tampoco...pero me gustaría saber si alguien (además de vos Joselito) disfruta o le es útil algo de esto. Necesito un poco de aliento pajarracos... ¿tengo que rogar?
Con respecto a los debates: no es que no los disfruto porque siempre disfrutaré de alguien que tiene cosas interesantes para decir y además es a través de los debates que uno puede abrir su cabeza y entender un poco más (y eso siempre querré)... pero, aunque disfruto de la filosofía, de la literatura y del cine,  es raro que me apasione con algún tema de estos como sé que alguna otra gente lo hace. Yo pierdo la cabeza solamente cuando se trata de algo que me concierne muy personalmente y que toca alguna fibra allí donde están las pocas cosas sobre las que estoy completamente segura. En otros casos, soy casi un pescado(o me fui convirtiendo en uno). Tal vez sea yo la que no invita a la discusión porque... bueno no estoy planteando ninguna. Aj, no importa. Que sirva para lo que sirva, está bien.

Un problema: ¿con qué sigo ahora?  El Anti-Edipo, Rizoma, ¿cuál?
Tengo que releer todo. O tal vez cambie el título y siga con un blog para Simone Weil. O ponga mis tontas caricaturas. José: ¿te sobran dibujitos?

lunes, 16 de enero de 2012

Deleuze y la Imagen Cristal (3)

Lo separé porque la tercera parte es muy extensa y el editor de Blogger no es lo más cómodo para textos largos (y por alguna razón incomprensible en la notebook no puedo trabajar con la interfaz nueva). En esta tercera parte Deleuze habla más sobre cine y particularmente sobre algunas películas. Supongo que él creyó que el concepto de la imagen cristal ya estaba claro en los puntos 1 y 2. Ya decidirán ustedes si es cierto. Ah, sobre el final encontrarán unos párrafos del capítulo siguiente que es Puntas de presente y Capas de pasado.
Aquí vamos. Ya está listo,Visconti incluído.

3
Y aquí otra idea muy linda cuando Deleuze invita a suponer un estado ideal que fuera el cristal perfecto:
 “…los espejos no se contentan  con reflejar la imagen actual sino que constituyen el prisma, la lente donde la imagen desdoblada no deja de correr tras de sí misma para alcanzarse.
En el cristal sólo se puede dar vueltas. La perfección cristalina no deja subsistir ningún afuera: no hay afuera del espejo o del decorado sino solamente un reverso por el que pasan los personajes que desaparecen o mueren, abandonados por la vida que se reinyecta en el decorado.

Trato de explicarme a mí misma. Veamos qué sale.
Creo que ésta es la mejor forma, objetiva o gráficamente hablando,  de comprender el desdoblamiento del tiempo. Mientras estamos parados frente al espejo podemos ver el tiempo pasando y desdoblándose como una máquina que no puede parar. Millones de presentes convirtiéndose en pasado mientras estamos allí parados peinándonos el cabello. ¿Es todo pasado o es todo presente? ¿Es todo actual y objetivo o es todo virtual? Allí en ese abismo es donde la imagen cristaliza.En la transición que formará el circuito (más que coexistencia para mí)de una imagen en la otra? Porque se escinde pero no hasta el final, salta el abismo.”Es solamente un vértigo o una oscilación”, dice Deleuze.
Y el futuro? Es apenas una dirección hacia la que van los presentes. Otra vez me lo digo a mí misma: Lo que se ve en el cristal es el tiempo mientras se desdobla haciendo pasar los presentes, reemplazando unos por otros y conservando el pasado (¿en la oscuridad?)al mismo tiempo.

domingo, 15 de enero de 2012

Deleuze y la Imagen Cristal (1 y 2)


8 1/2

Como dije, terminé, pero no voy a subir todo de una vez porque aún tengo que revisar. Para que no crean que miento voy a ir poniendo los retazos que ya considero están suficientemente claros. Una cosa más: notarán que Deleuze no habla sólo de "Fellini 8 1/2" sino de muchas otras películas y directores también. Yo insisto en ella porque es el film que a mí me hizo comprender la imagen cristal. A propósito: ¿saben por qué el número 8 1/2? En 1962 Fellini hace un episodio de Bocaccio ´70 al que consideró 1/2 película. Luego, en 1963, dirige "Fellini 8 1/2" que es su largometraje número 8. Bueno, ahí está: 8 1/2. Creo que leí por ahí que no sabía qué título ponerle o tal vez lo dijo él mismo en el documental "Sono un gran bugiardo" (I´m a big liar), no recuerdo exactamente.
La razón más clara de por qué insisto en este film es que aquí el mismo Fellini se desdobla como la imagen cristal lo hace. No lo digo porque sea autobiográfica, en realidad no tiene importancia si lo es o no. Si Mastroianni es la cara límpida y el propio Fellini la oscura. De eso se trata, de no poder discernir aún pudiendo hacerlo. Ya lo verán.
Notarán que muchas veces los conceptos de imagen actual/virtual se repiten. Créanme, al final resulta necesario. Encontrarán en itálica y en otra tipografía algunos intentos por aclararme/les un poco, puedo equivocarme aquí y allí, hagan el favor de discutirlo si lo han comprendido mejor que yo.
Bueno, aquí va una primera parte. Paciencia por favor.
 
LOS CRISTALES DEL TIEMPO

1
El cine no presenta solamente imágenes, las rodea de un mundo. Por eso, tempranamente buscó circuitos cada vez más grandes que unieran una imagen actual a imágenes-recuerdo, imágenes-sueño, imágenes-mundo. ¿No es esta extensión lo que Godard cuestiona en “Sauve qui peut (la vie)”, (“Every man for himself” en inglés, “Salve quien pueda (la vida)” o tal vez “Sálvese quien pueda” en castellano), cuando se aboca a la visión de los moribundos (“no estoy muerto, pues mi vida no ha desfilado ante mis ojos”)? Contraer la imagen en lugar de dilatarla (contar en el menor espacio posible). Buscar el más pequeño circuito que funcione como límite interior de todos los demás, y que junte la imagen actual con una suerte de doble inmediato, simétrico, consecutivo o incluso simultáneo (estas 3 palabritas pueden ser de mucha utilidad más adelante: simétrico, consecutivo y simultáneo). Los circuitos más amplios del recuerdo o del sueño suponen esta base estrecha, esta punta extrema, y no lo inverso.  

sábado, 26 de noviembre de 2011

Blinis, ratatouille y Bergson-Deleuze

sin foto de mi ratatouille
y vino blanco por la noche... después del tereré de la tarde. Realmente quiero a Deleuze y por extraño que pueda resultar, me pone contenta, pero ese tema con la comida no lo comprendo (ni ustedes glotones). Es probable que más de una vez le dedique cenas y postres... aunque lo único que probablemente le gustaría sería un delicioso ossobuco braseado! (no el caracú, el caracú es para MÍ!).
Decía entonces, sólo una mínina parte de Bergson para ayudar a comprender a Deleuze, para no asustar o abrumar,  qué se yo. Exige continuación aquí mismo. No seguiré haciendo nuevas entradas sobre esto. Agregaré aquí no más. Tengan paciencia, es más fácil de lo que parece.
Seguimos con La imagen tiempo, capítulo Del recuerdo a los sueños. Tercer comentario de Bergson ("Materia y memoria"). Salud!
bombín Bergson!

¿Por qué el ratatouille nunca se ve rico como es?

Como les dije, seguiré agregando cosas de a poco para llegar a la definición más clara posible de la "imagen cristal". A continuación hago una aclaración (es para mí también, porque no sé muy bien qué estoy haciendo):


Un capítulo más entonces, pero quiero decirles que la verdad es que no sé en qué lío me estoy metiendo (y hoy ni siquiera puedo echarle la culpa al Chardonnay o cualquier otra cepa). Quiero decir que comprendo que nadie quiera leer esto, que suena tal vez muy mecánico o peor aún, algo muy obvio pero explicado tan escabrosamente y al detalle que da bronca, y que por momentos no se sabe dónde va y si sirve para algo o si les importa lo suficiente como para seguir leyendo. Me pasó con tantas otras cosas que tuve que leer que supongo que también puede suceder con Deleuze. Pero si están de humor, confíen en mí. Y además prometo que trataré de hacerlo más sencillo aún. Usualmente Deleuze hace una descripción de lo que hablará o plantea el problema y es tan general lo que dice que uno no comprende nada, luego comienza a detallar y achicar los conceptos y creés que comenzás a entender aunque quedan agujeros en el camino, pero al final, en pocos párrafos, hace eso que a mí me gusta tanto: transparenta todo y entonces, aliviado, uno entiende (¿o creés que lo hacés?). Eso, tengan paciencia y confíen (en él), que todo se comprende. A veces el cerebro hace ruido, pero esos siempre son buenos ruidos. No sean gallinas.
Ya está terminado.
1

Bergson distingue dos clases de “reconocimiento”: (y de paso aclaro lo del post anterior que está un tanto "oscuro").

Tereré y "Los cristales del tiempo"

tereré y jazmín
Intentaré mañana, tereré de por medio si hace mucho calor, comenzar con el concepto de imagen cristal que está en "Los cristales del tiempo". Al respecto tengo un pequeño problema: para citar la imagen cristal, que no es un concepto tan fácil, tengo que remitirme a unos capítulos anteriores de "La imagen tiempo" que hablan sobre Bergson. Mucho peor, tendría que ir a los primeros capítulos donde acechan Cristian Metz y Pierce y estoy completamente resuelta a no dejarme llevar por delante por esos dos. Incluso ahora me doy cuenta que en el post anterior sobre la comedia musical hay mucho "sensoriomotor" de aquí y de allí. Bueno eso es Bergson y sus "reconocimientos". No sé si podré evitarlo, ni si debo ni si quiero. Pero sí quiero, me gustaría, mejor dicho, que se comprendiera claramente el concepto de la imagen cristal porque aquí podrían ver un ejemplo clarísimo de lo que Deleuze llama el trabajo de la filosofía: crear conceptos. 
¿Puedo confiar en que casi todos vieron 8 1/2? Yo comprendí y disfruté la creación de este concepto de Deleuze en esa película de Fellini. Adoraba esta película intuitivamente y no quería destriparla.
Me habían dicho hasta el cansancio que con 8 1/2  comenzaba el cine moderno pero me resultaba un enunciado vacío, como tantos que escuché estudiando cine. Me parecía snob, aburrido, cosa de críticos de cine, de revista de cine. No, no, no me arruinen la película, no empiecen con los análisis agotadores de cada plano, de que el director quiso decir esto y aquello, blah, blah, blah. Estudiar cine puede ser una verdadera tortura a veces. Hacer la autopsia de una película que amás y destrozarla hasta el vómito. Horrible. Tal vez a ustedes les parezca que ésto es exactamente lo que Deleuze hace en este libro (pues es sobre cine). Y tal vez tengan razón. Pero para mí Deleuze no hace autopsias ni desangra, para mí Deleuze transparenta las cosas...incluso me atrevo a decir que esa percepción de transparencia que él transmite, surge de que su sentimiento principal al escribir (sobre cine al menos) es...¿alegría?

Deleuze y la comedia musical


 Yo era una de esas necias que odiaba la comedia musical sin haberme dado la oportunidad de prestarle atención. Me gusta el baile, siempre me gustó (incluso aprendí tap dance cuando era pequeña, sí, sí, con zapatitos y todo), pero por alguna razón, de edad supongo, nunca me sentaba más de un segundo a ver a Astaire o Kelly (con mis padres, claro). Cierto es que la comedia musical actual sigue sin gustarme. Pero hace unos años, gracias a Deleuze y específicamente a esto que transcribo, aprendí (creo) a mirar el "grado cero", el paso al otro mundo. Este texto no es tan amable como la entrevista, está extraído de "La imagen tiempo", capítulo "Del recuerdo al sueño", el anterior a mi preferido: "Los cristales del tiempo". No sólo habla de Astaire y Kelly sino también de Vincent Minnelli, Jerry Lewis, Keaton, Chaplin, Laurel, etc. Ojalá encuentren lo que yo encontré. Para mí fue una gran alegría.

La comedia musical es el movimiento despersonalizado y pronominalizado por excelencia, con el baile trazando un mundo onírico. En Berkeley, las girls multiplicadas y reflejadas forman un proletariado feérico cuyos cuerpos, piernas y rostros son piezas de una gran máquina de transformación: las “figuras” son como vistas caleidoscópicas que se contraen y se dilatan en un espacio terrestre o acuático, casi siempre captadas desde arriba, girando alrededor del eje vertical y transformándose unas en otras para culminar en puras abstracciones. Es verdad que hasta en Berkeley, y con mayor razón en la comedia musical en general, el bailarín o la pareja conservan una individualidad que es fuente creadora de movimiento. Pero lo que cuenta es la manera en que el genio individual del bailarín, la subjetividad, pasa de una motricidad personal a un elemento suprapersonal, a un movimiento de mundo que la danza va a trazar. Es el momento de verdad en que el bailarín camina todavía, pero es ya un sonámbulo que será poseído por el movimiento que parece llamarlo: lo encontramos en Fred Astaire, en el paseo que insensiblemente se vuelve danza (Melodías de Broadway de V. Minnelli) tanto como en Kelly, en el baile que parece nacer de la desnivelación de la acera (Cantando bajo la lluvia de Donen). Entre el paso motor y el paso de baile hay a veces lo que Alain Masson llama un “grado cero”, como una vacilación, un desajuste, un retraso, una serie de fallos preparatorios o por el contrario un brusco nacimiento. 

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Entrevista. Letras U, V, W, X, Y y Z


 Estas letras son delirantes!

CP: Llegamos al final, así que vamos rápido.
U” es el “Uno”;
V” es el “Viaje”;
W” es el no a “Wittgenstein”;
X” es una desconocida;
Y” se la dejamos a los platónicos
Y la “Z” es la frutilla del postre.
Vamos con la U. Uno. Un. La filosofía o la ciencia tratan de lo universal. Sin embargo, vos siempre decís que la filosofía debe permanecer en contacto con singularidades. ¿No hay en ello una paradoja?

GD: No, no hay paradoja porque la filosofía, e incluso la ciencia, no tienen rigurosamente nada que ver con lo universal, de modo que se trata de ideas recibidas, ideas de opinión. La opinión sobre la filosofía es que trata de universales, la opinión sobre la ciencia es que trata de fenómenos universales, que siempre pueden repetirse, etc. Pero incluso si observás una fórmula como “todos los cuerpos caen”, lo importante no es que los cuerpos caigan: lo más importante es la caída y las singularidades de la caída. Estamos de acuerdo con que las singularidades científicas como las singularidades matemáticas en las funciones, o las singularidades físicas, o las químicas (punto de congelación, etc) son reproducibles, ¿y qué? Son fenómenos secundarios, son procesos de universalización, pero de lo que trata la ciencia no es de universales, sino de singularidades. “Punto de congelación”: ¿cuándo cambia de estado un cuerpo, cuándo pasa del estado líquido al sólido? La filosofía no trata del Uno, del Ser… eso son pavadas. Trata también de singularidades. Sería preciso preguntar qué son las multiplicidades. De hecho nos encontramos siempre con multiplicidades que son conjuntos de multiplicidades. La fórmula de la multiplicidad o de un conjunto de singularidades es n-1, es decir: el Uno es lo que hay que sustraer siempre.
La filosofía no trata de universales. Mirá, si querés, podríamos hacer tres tipos de universales: están los universales de contemplación (las Ideas con “i” mayúscula); están  los universales de comunicación  y finalmente, los de reflexión. Ello implica que se defina a la filosofía ya como contemplación, ya como reflexión, ya como comunicación. En los tres casos, resulta cómico, resulta francamente gracioso. El filósofo que contempla, de acuerdo, hace reír a todo el mundo; el filósofo que reflexiona no hace reír, pero es aún más tonto, porque nadie necesita a un filósofo para reflexionar. Así, los matemáticos, no necesitan ningún filósofo para reflexionar sobre sus matemáticas; un artista no necesita buscar un filósofo para reflexionar sobre la pintura o sobre la música. En fin, decir que la filosofía es “una reflexión sobre” es despreciar a la filosofía y a aquello sobre lo que se supone que ha de reflexionar. En cuanto a la comunicación, de esto no hablo, porque la idea de que la filosofía es la instauración de un consenso en la comunicación a partir de universales de la comunicación es la idea más divertida que hemos podido jamás escuchar. La filosofía no tiene rigurosamente nada que ver con la comunicación. La comunicación se basta muy bien a sí misma; es una cuestión de opinión y de consenso, es el arte de las interrogaciones. La filosofía consiste en crear conceptos, y esto no es comunicar. Y el arte no es la ciencia, ni la filosofía: no es contemplativo, ni reflexivo, ni comunicativo: es creativo, eso es todo.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Confesión / Confession


Tengo que confesar que, de vez en cuando, espío las "Estadísticas" de mi blog y detecté que hay gente de otras partes del mundo que lo visitan. Me pregunto si es gente que se tropieza con esto y sigue de largo lo más rápido que puede o si son argentinos o españoles o gente que habla castellano en general o si son personas que no leen el castellano por nada (raro, pero yo qué se?). Me encantaría poder escribir el blog en otros idiomas pero apenas hablo y escribo mediocremente el inglés y  mi italiano se rehúsa a volver a mí... quiero decir, el lenguaje italiano, no es que tenga un señor siciliano escondido por ahí (sí, sí, a vos te hablo Michael Corleone). Lo siento, habladores de otros idiomas. Ojalá pudiera.
Como sea, aquellos que no hablen mi idioma siéntanse libres de comentar si les interesa. En inglés sería mucho más fácil pero si no comprendo, siempre puedo usar google o mi diccionario para traducir.
Creo que todo el mundo debería leer a Deleuze (y a Primo Levi)... aunque pensándolo bien, quienes ya los hayan leído, no me necesitan para nada, ¿cierto? ;)

Ok, in English now, right? (y les advierto a mis amigos que cualquier broma sobre mi inglés exigirá completa venganza, tá clarito?)
I just said to my argentinian friends that  whatever joke they do about my english, will demand a complete and utter vengeance.

Now, for real: 

I must confess that occasionally I spy the Statistics in my blog and I detected that there are people from other parts of the world who visits this thing.
I wonder if  they just stumbles across this blog and runs away as quickly as they can or whether they are Argentinians or Spanish or Latinamericans or people who speaks some spanish or just people who don´t have a clue about the language (weird but, what do I know?).
I would love to write this blog in other languages ​​but I speak (and write) a mediocre English and my italian is refusing to come back to me ...the language I mean.. not that I have a Sicilian male hidden somewhere(Yes, yes talking to you Michael Corleone). I´m sorry, speakers of others languages, I wish I could.
Anyway,  those of you who don´t speak spanish (castellano, really) feel free to comment if you are interested. In english would be much easier but if not,  I can always use google to translate or  my dictionary to help.
I think everybody should read Deleuze (and Primo Levi)… On a second thought, those of you who have already read these authors, you don´t need me at all, right? ;)

Primo Levi (Turín, 1919-1987)

Nació en una familia judía asentada en el Piamonte después de la expulsión de los judíos de España en 1492 (los gobiernos españoles desde el medioevo hasta acá no se privaron de nada no?, primero árabes y judíos, ahora nosotros los eeeeeeeeeh me olvido del insulto ¿cómo nos dice la derecha española?, bueh, ciertos porteños podrían haberme llamado "cabecita negra" cuando vivía allí, en fin, la estupidez es internacional, amigos).
Digresión terminada.

En 1941 se gradúa en Química en la Universidad de Turín y dos años después se une a la resistencia antifascista. Fue capturado y deportado a Auschwitz, donde trabajó como esclavo en una planta industrial. Tras la liberación del campo por el Ejército Rojo en 1945 y después de una odisea por varios países de Europa Oriental, regresa a Turín (de esta Odisea habla en su libro "La tregua" y está la película también). 
Comienza a escribir inmediatamente y en 1947 termina el que sería el primer libro de la trilogía: "Si esto es un hombre" aunque creo que recién se lo conoce con la edición de Eunadi (la misma editorial que publicaba a Ítalo Calvino) en 1958, luego vendrá "La tregua" en 1963 y"Los hundidos y los salvados" en 1986.
Lo que escribo a continuación está en "Los hundidos y los salvados". Y aún quemaba por supuesto, porque lo primero que cita en este libro es una parte de este poema:

Since then, at an uncertain hour,
That agony returns:
And till my ghastly tale is told
This heart within me burns.
              S.T.Coleridge
The Rime of the Ancient Mariner
(Or. vv. 582-85) 

Lo que transcribiré tiene que ver con lo que Deleuze dice de Levi en la Letra R. Aquí vamos (¿cómo se cita a un escritor que está citándose a sí mismo?):

jueves, 17 de noviembre de 2011

Chamamé!

Voy a poner un poquito de música. Y sí, es un chamamé, quién diría. Es maravilloso para estas tardes húmedas cuando se va acercando el verano (no que me gusten ni el verano ni la humedad pero no importa). Si pudiera estar en la orilla del Paraná, debajo de un sauce llorón, tomando mates, no me importaría ni un poquito.
Se llama Río de Camalotes, el autor es Mario Corradini y canta Mercedes Sosa. Les dejo la letra a continuación. Vean qué manera tan hermosa de escribirle a un río. ¿Es raro que este chamamé me ponga extrañamente contenta?
El video no es bueno pero es el único que encontré con buen sonido.


Si yo digo verde, a que usted no piensa en el camalote
Y si digo agua usted no imagina el Paraná
Diciembre lo arranca, desata su nudo con la madreselva
Y con él viene el agua, el viento del norte y la yarará
Y a su incertidumbre, lento lagarto, raíces negras
Se le pega el hambre, el aire pesado y la inundación

Que no se detenga tu marcha lenta rumbo p'al mar
Es tan semejante a nuestro delirio, a la soledad
Que te empuje el viento, mi pensamiento o el temporal
Fuera de la orilla, tu camarilla, camalotal

El río que te acuna, mete su lengua en el caserío
Bajo tu llanura juega el Dorado, escondiéndose
Silencioso ejército, panza de agua, patas de barro
Mamotreto de hojas, verdes las aguas del invasor.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Entrevista. Letra R (Resistencia)


Primo Levi

En esta letra habla también sobre la ciencia, el arte y la estupidez, pero lo más importante: habla de Primo Levi. Supongo que sobre todo se refiere a “Si esto es un hombre” y “Los hundidos y los salvados”.Tal vez, en un par de entradas más suba algo de estos libros.
Es mi letra preferida de toda la entrevista. Deleuze hablando de Levi con emoción es todo un regalo.

CP: “R” de Resistencia y no de Religión. Siempre que creamos, resistimos. Entonces, los artistas, los cineastas, los músicos, los matemáticos, los filósofos, toda esa gente resiste. ¿Pero a qué resisten exactamente? Pero vayamos por partes. La filosofía ha creado conceptos, pero la ciencia, ¿crea conceptos?

GD: No, en cierto modo es una cuestión de palabras, Claire, porque, si decidimos reservar la palabra concepto para la filosofía, entonces a las nociones científicas hay que designarlas con otra palabra. Tampoco se dice que un artista crea conceptos. Digamos que un científico es alguien que crea funciones (no digo que sea la mejor palabra). Einstein, Galois, los grandes matemáticos, los físicos, los biólogos, crean funciones. Y bien, ¿en qué medida eso es resistir? Resisten, en primer lugar, a los arrastres y a los deseos de la opinión corriente, es decir, a todo ese dominio de interrogación imbécil. Tienen fuerza para exigir su propio ritmo, nadie conseguirá fácilmente que los científicos renuncien a algo en condiciones prematuras. Del mismo modo que nadie tiene el derecho de atropellar a un artista. 

martes, 15 de noviembre de 2011

Entrevista. Letra M (maladie = enfermedad)


No se dejen asustar por el tema de la letra M, hay otros peores en ella: vejez, cansancio, médicos, medicamentos y también  comida.  Para quienes no se han animado a leerlo o han tenido fiaca, esta letra resultó ser extravagantemente divertida. Tuve que dejar de poner párrafos en negrita porque todo me daba risa. Tal vez encuentren mezclado en el texto algunas pavadas que yo escribí, me permito hacerlo en esta parte de la entrevista porque la M resultó ser desopilante... quién lo diría. 
Muy gracioso especialmente lo que dice sobre la comida y los médicos.


CP: ¿Es una casualidad? Muchos grandes escritores tienen una salud delicada. Poco vividores, pero grandes visionarios. Justo después de poner el punto final al manuscrito de Diferencia y repetición, en 1968, sos hospitalizado por una tuberculosis muy grave. Vos, que habías podido decir, a propósito de Nietzsche y Spinoza, hasta qué punto los grandes pensadores tenían una salud delicada, te ves obligado a vivir, en adelante, con la enfermedad. ¿Sabías que tenías tuberculosis desde mucho tiempo antes?

GD: Sabía que tenía algo malo desde mucho antes, pero creo que soy como la mayoría de la gente: no tenía un deseo enorme de saberlo, y además, también como la mayoría de la gente, pensaba naturalmente que era un cáncer, así que no me sentía acuciado.
¿La enfermedad facilita las cosas para alguien que se propone pensar? Yo creo, en efecto, que un estado de salud muy pobre es favorable para estar a la escucha de la vida. Lo cierto es que uno no puede pensar si no está ya en un dominio que excede un poco sus fuerzas, es decir, que lo vuelve frágil.

CP: Pero tus relaciones con los médicos y los medicamentos cambiaron a partir de ese momento, es decir, tuviste que visitar médicos, supuso una especie de obligación, sobre todo porque a vos no te gustan mucho los médicos.

GD: No se trata de nadie en particular, pero la manera que tienen de manejar el poder me parece odiosa. Trabajan cada vez más con aparatos y pruebas, bastante desagradables para el paciente, pruebas de las que uno tiene la impresión que carecen del menor interés, salvo el de reconfortar su diagnóstico. Y ellos se sirven de esas pruebas de un modo inadmisible. Lo que supone una alegría para mí es que, cada vez que pasé o pude pasar por uno de sus aparatos, mi respiración era demasiado débil para ser registrada. ¿Querés un chisme? No pudieron hacerme una ecografía. Y, para mi júbilo, en ese momento se ponían furiosos. Creo que en esos momentos odian a su pobre paciente, porque ellos aceptan muy bien equivocarse en el diagnóstico, pero lo que no aceptan es que uno no sea captado por sus aparatos. Además, son demasiado incultos: cuando empiezan a hablar de la cultura, es una catástrofe. En fin, los médicos son una gente muy extraña. Mi consuelo es que ganan mucho dinero pero no tienen tiempo para gastárselo porque llevan una vida enormemente dura. Sí, los médicos no me atraen mucho –con independencia de las personalidades, lo repito, que pueden ser exquisitas- en su función, la verdad es que tratan a la gente como perros. Y en ello entra la lucha de clases, porque si uno es rico son mucho más educados, salvo en la cirugía –los cirujanos son un caso especial. Pero con los médicos la cosa no va bien, habría que hacer una reforma, porque al fin y al cabo hay un problema.
Todos se dieron cuenta que el texto continúa una vez que hacen click en el link "Más información", no???

Entrevista. Letra L.


Melville
La K, por Kant, la voy a pasar de largo. Con perdón.La L, de literatura nos gusta más que Kant.

CP: La literatura frecuenta tus libros de filosofía y tu vida. Vos leés y releés muchos libros de literatura, “la gran literatura”. Siempre has tratado a los grandes escritores como pensadores. Escribiste sobre Proust, Lewis Carroll, Zola, Sacher-Masoch (quién es!!!), Kafka. Quisiera saber, en primer lugar, si siempre leiste mucho.

 GD: Oh, sí. En un determinado momento, leía mucha más filosofía pero luego tuve tiempo para leer novelas, pero las grandes novelas las he leído toda mi vida, sí, cada vez más. El caso es que ¿me sirve para la filosofía? Seguramente… Por ejemplo, lo que debo a Fitzgerald, que sin embargo no es un novelista muy filósofo, es inmenso. Lo que debo a Faulkner es también muy grande. Pero la cosa se explica por sí sola, justamente, en función de lo que hemos dicho: es la historia que dice que el concepto nunca existe solo. El concepto, al mismo tiempo que prosigue su tarea, hacer ver cosas, está en conexión con perceptos y resulta que, de repente, lo encontramos en una novela. Además, hay problemas de estilo que son los mismos en filosofía y en la literatura.
S. Fitzgerald
Planteemos ahora una cuestión muy sencilla: los grandes personajes de la literatura son grandes pensadores. Acabo de releer buena parte de Melville: el Capitán Achab es un gran pensador, Bartebly, aunque no del mismo tipo, es un pensador. Es la tarea del literato que, porque no puede hacerlo todo a la vez, está atrapado en el problema de los perceptos y de hacer ver, hacer, percibir y crear personajes. ¿Te das cuenta de lo que es crear un personaje? Es algo pasmoso. El filósofo crea conceptos. Pero resulta que todo ello se comunica mucho porque el concepto, en algunos aspectos, es un personaje y el personaje tiene la dimensión del concepto.
W. Faulkner
 Lo que hay en común, para mí, es que las dos actividades, la gran literatura y la gran filosofía, dan fe de la vida. Es lo que antes llamaba “la potencia”. Por esa misma razón los grandes autores no tienen muy buena salud. ¿Por qué hay literatos que no tienen una gran salud y son los mismos por los que tal vez pasa la vida a raudales?  En cierta manera, tanto la salud delicada de Spinoza como la salud delicada de Lawrence, son prácticamente lo que decía sobre el lamento: han visto algo demasiado grande para ellos. Son videntes, no son capaces de aguantarlo, aquello los hace añicos. Chéjov sería uno de esos casos. ¿Por qué Chéjov está tan destrozado? Ha visto algo. Los filósofos y los literatos están el mismo punto. Hay cosas que logran ver y de las que, literalmente, no vuelven. ¿Qué cosas son esas? Eso varía mucho con arreglo a los autores, pero, por regla general, se trata precisamente de perceptos en el limite de lo soportable, o de conceptos en el límite de lo pensable. De esta suerte, entre la creación de un gran personaje y la creación de un concepto veo tantos vínculos que, en cierto modo, es una misma empresa.

Entrevista. Letra J (joie= alegría)


Y volví. Ni en millones, ni en decenas, apenas ésta unidad. No me apuré en seguir "subiendo letras" de la entrevista porque no les creo que estén leyendo algo. Voy a comenzar a comentarme a mí misma. Queridos traidores y traidoras, a continuación: la alegría.

CP: Observaciones sobre la alegría, concepto de Baruch Spinoza, filósofo judío, y sobre la reputación de antisemitismo de Friedrich Nietzsche, filósofo alemán. Un triste personaje hace su entrada: el sacerdote. Se trata de un concepto que apreciás mucho, porque fue Spinoza el que hizo de la alegría un concepto de resistencia y de vida. “Evitemos las pasiones tristes y vivamos con la alegría para alcanzar nuestra máxima potencia; así, pues, hay que huir de la resignación, la mala conciencia, la culpabilidad, de todos los afectos tristes que explotan sacerdotes, jueces y psicoanalistas”. En fin, no cuesta nada entender lo que podía gustarte en toda esta referencia. De modo que, en primer lugar, quisiera que distinguieras la alegría de la tristeza, para Spinoza y para vos. ¿Encontraste algo el día que lo leíste?

GD: Ah, sí, porque son los textos que presentan una carga extraordinaria de afectos en Spinoza. Esto quiere decir (simplifico mucho) que la alegría es todo lo que consiste en colmar una potencia. Uno experimenta alegría cuando colma, cuando efectúa una de sus potencias. Volvamos a nuestros ejemplos: yo conquisto, por poco que sea, un pedazo de color, entro un poco en el color. ¿Te das cuenta de la alegría que eso puede suponer? Es eso: he colmado una potencia. Pero entonces lo que resulta equívoco es la palabra “potencia”. Por el contrario, ¿qué es la tristeza? Se da cuando estoy separado de una potencia de la que, con razón o sin ella, me creía capaz. “Ah, podría haber hecho eso pero las circunstancias me lo impidieron”. Así, pues, eso es la tristeza. Habría que decir que toda tristeza es el efecto de un poder sobre mí. Efectuar algo de la propia potencia es siempre bueno. Eso es lo que dice Spinoza.
No hay potencia mala. Lo que es malo es el grado más bajo de la potencia, o sea, el poder. ¿Qué es la maldad? Es impedir que alguien haga lo que puede, que efectúe su potencia. De tal suerte que no hay potencia mala sino que hay poderes malos. Y tal vez todo poder sea malo por naturaleza porque el poder separa siempre a la gente que está sometida de aquello que pueden. De tal manera que Spinoza parte de ahí. En efecto la tristeza está ligada a los sacerdotes, a los tiranos, a los jueces. Se trata de gente que siempre separa a sus súbditos de aquello que estos pueden.

viernes, 28 de octubre de 2011

La entrevista. Letra I. (de idea no platónica)

benny hill, un preferido

Y seguimos, estoy hecha un fuego.
 
CP: ¿Qué es tener una idea? Ya no la idea platónica de la que hablamos. Siempre preferiste la idea –tanto tuya como de los demás- frente a las explicaciones y los comentarios. ¿Por qué, a tu modo de ver, la idea preside todo?

GD: Es cierto, la idea en el sentido el que la empleamos, un sentido distinto del que le da Platón, atraviesa todas las actividades creativas. Crear es tener una idea. Además, tener una idea es muy difícil, es algo raro y, no obstante, tener una idea es una fiesta. ¿Bajo qué forma se presenta una idea en tal o cual caso? En filosofía, al menos, acabamos de verlo: la idea se presenta en forma de concepto. No se trata de un descubrimiento del concepto sino de una creación. Las ideas son algo muy obsesivo, son como cosas que van y vienen, que se alejan y luego cobran distintas formas y a través de esas formas, resultan reconocibles. Pienso en un autor como Minnelli. Podemos decir que en su obra hay alguien que se pregunta ¿qué significa exactamente que la gente sueñe? La gente sueña en determinados momentos, pero Minnelli plantea una cuestión muy extraña que sólo le pertenece a él: ¿qué significa estar atrapado en el sueño de alguien? Se trata de algo que va de lo cómico a lo trágico, a lo abominable. Estar atrapado en el sueño de alguien es algo enorme. Diría que eso es una idea. Y sin embargo, en pocas palabras, no se trata de un concepto. Yo diría que prácticamente hay que distinguir tres especies.

La entrevista. Letra H. (historia de la filosofía).


Estoy como loca, ya sé. Creo que estoy exagerando porque no es muy fácil andar haciendo cortes a lo que este hombre tiene para decir. Esta parte de la entrevista es una de las más interesantes para mí y bastante pedagógica. 

CP: Se suele decir que en tu obra hay una primera etapa consagrada a la historia de la filosofía. Escribiste libros sobre David Hume, Nietzsche, Kant, Bergson, Spinoza y ahora Leibniz. Los que no te habían leído y te consideraban un comentador se quedaron muy sorprendidos con El Anti-Edipo y Mil Mesetas. Como si hubiera nacido un Mr. Hyde que dormitaba en el Dr. Jeckyll. ¿Qué es lo que te gustaba y te sigue gustando en la historia de la filosofía?

GD: Es un asunto complicado. Yo tengo y vivo la idea de que la filosofía no tiene nada que ver con especialistas, de que no es una especialidad o, si lo es, lo es en el mismo sentido que la pintura, la música, etc. El problema intento plantearlo de otro modo.Para mí la historia de la filosofía es una especie de arte del retrato. Uno hace el retrato de un filósofo, pero hace el retrato filosófico de un filósofo. Así que es una actividad que forma parte de la filosofía misma al igual que el retrato forma parte de la pintura. Invoco a pintores como Van Gogh o Gauguin porque hay algo en ellos que me impresiona y es esa especie de enorme respeto e incluso miedo ante el color. Resulta particularmente divertido que estos pintores se cuentan entre los mejores coloristas pero si reconsideramos la historia de su obra, para ellos, abordar el color es algo que se hace con temblores. Ellos no se consideran dignos de hacer verdaderas pinturas. Tuvieron que pasar años antes de que abordaran el color y cuando lo hicieron todos ya conocen el resultado.
La filosofía es como el color. Antes de entrar en la filosofía hay que tomar muchas precauciones. Antes de llegar a inventar conceptos (el color en la pintura) hace falta mucho trabajo. Y yo creo que la historia de la filosofía es esa lenta modestia. Hay que hacer retratos durante mucho tiempo.